sábado, 10 de marzo de 2018

Reseña | Elizabeth ha desaparecido - Emma Healey



Título original: Elizabeth is missing.
Editoria: Duomo ediciones.
Edición: 2014.
Formato: Físico.
313 páginas.
Autoconclusivo.


Sinopsis: «Sin noticias de Elizabeth». Maud está convencida de que su amiga ha desaparecido, pero nadie le cree. Tiene setenta años y su contacto con la realidad no es el mismo que antes. Hay papelitos por toda la casa: listas de la compra y recetas, números de teléfono, apuntes sobre cosas que han ocurrido. Es su memoria de papel, que impide que Maud olvide las cosas. Y ahora tiene en sus manos una nota con un simple mensaje: «Elizabeth ha desaparecido». Es su letra pero no recuerda haberla escrito. ¿Qué le ha sucedido? Maud está segura de que su amiga podría estar en peligro. Encontrarla se convierte en una obsesión que la lleva a rememorar la desaparición de su hermana en Londres durante la Segunda Guerra Mundial. 







Uff…
Tengo tantas cosas que decir acerca de este libro que no sé por dónde empezar. Me encanta que esta sea mi primera reseña en el blog porque es una historia que sé por seguro que se va a quedar conmigo para siempre. Antes de iniciar, tomaré unas líneas para presentarme: Me llamo Natalia –Naty– y tengo 21 años. Soy lectora, escritora parcialmente y hermana gemela de Andie (a quién ya leyeron en el blog). Me gusta leer fantasía (juvenil, épica ¡Cualquiera sirve!), thrillers psicológicos con suspenso y misterios, y algún que otro libro de ficción en general. Soy muy sincera a la hora de criticar cualquier cosa (más que nada a mí misma) así que siempre voy a poner la verdad de mi corazón en las reseñas. Espero les gusten, ahora vayamos al lío.

«Elizabeth ha desaparecido». La frase que Maud no puede dejar de repetir una y otra vez. La que encuentra en papeles por la casa, la que llega a su mente sin aviso y la que hace que sus memorias se revuelvan. Elizabeth, su amiga con quien ha compartido cientos de horas todos los días, se esfumó sin dejar rastro y todo lo que ella quiere es encontrarla. ¿Pero cómo, si no puede recordar las pistas de su desaparición?

Maud es una persona mayor que sufre de Alzheimer. Una de las cosas que hicieron que me enamorara de este libro es que enseña una perspectiva muy acertada acerca de la enfermedad por la manera en que está narrado. La autora nos introduce en la mente de la protagonista a tal punto en que, a medida que va contando su historia y la realidad se distorsiona, nos marea y confunde cuando Maud lo hace. Nos enseña lo difícil que es vivir sin recordar tu vida diaria, no sólo para quien lo padece sino que para las personas a tu alrededor, pero sin intención de provocar lástima o tristeza. ¡Todo lo contrario! Las situaciones, aunque a veces duras, son enfrentadas de forma dulce y hasta divertidas gracias a nuestra narradora.

Si soy sincera, me encariñé tanto con Maud como si fuera mi propia abuela ¡Y es que no se puede no quererla! Porque a pesar de todo, ella sigue adelante con su vida y lo hace con la mejor actitud posible. Al igual que su hija, Helen, que tiene que lidiar con los problemas en los que se mete su madre por la obsesión de dar con el paradero de Elizabeth. Simpaticé mucho con el personaje de Helen porque sé de primera mano lo que es volver una y otra vez a lo mismo sin poder hacer nada para mejorarlo. Y  más allá de la frustración, siempre está allí cuando su madre la necesita; siempre dispuesta a confortarla, ayudarla, responderle y, aunque a veces la supera y parece que va a explotar, perdonarla y amarla profundamente. Es una mujer muy, muy fuerte y admiro muchísimo como no sólo se rindió con ella.

También, el libro nos lleva a Londres en tiempos de la Segunda Guerra Mundial con una joven y determinada Maud que trata desesperadamente de encontrar a su hermana, Sukey, quién se esfumó una noche y no volvieron a saber de ella. Aunque fue bueno conocer a Maud en sus buenos tiempos, la lectura de éstos se me hizo pesada algunas veces, más que nada al inicio. Tal vez porque sentí que pasaba demasiado lento o porque volvía demasiado a lo mismo. No fue hasta que ella se involucró a fondo en la búsqueda de Sukey que despertó realmente mi interés. Eso y que la autora te hace dudar hasta de tu propia sombra porque Maud no sabe exactamente en quién confiar. Por un lado está Frank, el esposo de Sukey, que parece sentir una profunda pena por su falta; pero que a la vez me hizo dudar todo el tiempo de si era el culpable o no. Y Douglas, que vive como inquilino en la casa de los padres de Maud por recomendación de su hermana, que se está loco por hallarla ¿Tendrá algo que ver? ¿O la desaparición abarca mucho más? ¿Está viva, muerta, huyó? (¡¿Qué, por los Dioses, qué?!) El deseo por averiguarlo la lleva a hacer cosas que no creía ser capaz de hacer y a adentrarse cada vez más en los peligros que el misterio podría traer.

Casi pierdo la cabeza por preguntarme cosas a mí misma, en serio. Me metí tanto en la historia en cierto punto que no pude soltar el libro hasta terminarlo, y el final me dejó shockeada por decir poco. No diré spoilers, pero supongo que en cierta forma me lo veía venir… ¿Pero lo esperaba? ¡Para nada! Literalmente, salí de mi habitación y le dije a mi hermana:“Terminé el libro, no sé si sentarme a llorar o tomarlo con calma”.

En conclusión, Elizabeth ha desaparecido es un libro precioso porque es real. Es la realidad en la que muchas personas mayores viven hoy día y que no todos nos detenemos a pensar lo difícil que es. Es divertido, encantador  y muy emotivo; pero también crea suspenso y hace que las preguntas no paren de surgir, por lo que es imposible dejar de leer. Reí y lloré con el libro. Me dolió lo que a Maud o a Helen les dolió. Me frustré cuando Maud se frustró a causa de la falta de ayuda o el no poder recordar su vida o a las personas que ama. Me sorprendí con reacciones inesperadas de los personajes en muchas ocasiones. Me confundí muchas veces, me reí muchas otras; pero lo más importante es que puede ver el mundo desde una perspectiva muy diferente a la mía y me dejó algo que reflexionar, en que pensar. Es un libro que recomiendo muchísimo, que me tocó la fibra sensible y al que volvería cualquier día sin dudarlo. Está en mi lista de favoritos y creo que es una historia de las que escasean que vale la pena y da gusto leer.

A quienes lo leyeron ¿Qué les pareció a ustedes? ¿Sintieron algo parecido que yo? Sin spoilers, díganme en los comentarios. Espero les haya gustado la reseña y nos leemos pronto en la siguiente <3 ¡Saludos!



Share:

4 comentarios:

  1. ¡Wow, para ser tu primera reseña te quedó buenísima! Yo hace un año que empecé el blog y sigo siendo pésima xD
    La verdad, la sinopsis no me atrapó para nada, pero después de leer todo el post, me convenciste. Es poco común encontrar protagonistas ancianas, al menos para mí, y que además sean mujeres. Ya con eso me compraron. Pero cuando contaste la manera en la que el libro te llegó y te emocionaste, ya está. Me convenciste al 100% jajaja. Voy a anotarlo para leerlo en algún momento. Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! La verdad es que revisé la reseña cien veces para ver si sonaba más o menos decente xD Pero muchas gracias ♥
      Al principio tampoco esperaba gran cosa del libro o que me atrapara de la manera que lo hizo, pero es tan distinto que me sorprendió. ¡Si lo lees contame qué te pareció! ♥ Besos!

      Eliminar
  2. Hola!!
    No conocía el libro pero me ha llamado un montón la atención.
    Me lo llevo apuntado.
    Un besito :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Es un poco desconocido, yo me enteré de que existía por un sorteo de la editorial xD Espero te guste y gracias por el comentario! Besos ♥

      Eliminar